Las personas positivas (por ejemplo: Dani García)

El Mil Milagros es un bistro bar, propiedad del cocinero marbellí Dani García, primera espada de, entre otros, el estrellado Calima (la guía Michelín le ha vuelto a otorgar en 2011 dos estrellas). El concepto del MilMilagros es “una nueva cocina adaptada a todo tipo de gustos” y la verdad es que la comida está bien, se sale de lo normal a un precio no muy elevado.

No soy un crítico gastronómico, solo se si la comida me gusta o no y lo que pago por ella. Y en este caso me gusta la comida, es abundante y cuidada y creo que no es cara. Si queréis mas información, echad un vistazo a estos enlaces guia gastronómica de la costa del solobservación gastronómica, donde tenéis fotos de los platos, precios y demás…

Ctra. de Cádiz, km. 179 (Milla de Oro) 29602 Marbella Málaga (España)

 Teléfono: 952 858 958
 Horario: Abierto de Martes a Sábado
De 13:30 a 16:30
De 20:00 a 23:00
Viernes y Sábados hasta las 23:30
Mil Milagros Marbella
Mil Milagros Marbella

Pero…

No he venido a hablar sobre el restaurante, he venido a hablar sobre la persona, Dani García, al que no conozco mas que de las redes sociales, de leerlo en sus entrevistas y de coincidir con él en algún que otro evento. Hoy he disfrutado de una comida con un gran hombre, Vicente de Pablo, en este restaurante, el MilMilagros de Marbella. A través de las redes sociales, a través de foursquare, pude ver que Dani García estaba cerquita, y le mandé un tweet:

 @danigarcia_ca me vas a tener q dar parte! Aqui estoy en @MilMilagros_ #milposibilidades te vienes?

Y me contestó al momento:

@senormunoz  jajajaja que bien !!! Ahora en un rato me voy a pasar a ver a los abogados !!! Espero que todo bien !!!

Dani García es una de esas personas que destilan positivismo y buenas maneras… Conocéis, seguro, a ese otro tipo de personas que son chupaenergías, son vampiros vitales… Dani García no; en sus entrevistas, en la cercanía del trato, en un tweet o en cruzar la carretera para venir a saludarnos y hablar de lo divino, de lo humano, de sus negocios, de su Calima, de su Moraga, de sus MilMilagros y de sus charlas allende los mares, en el norte y en el sur. Coincidió con otra persona, Vicente de Pablo, gran conversador y con amigos comunes, y ha sido un verdadero placer verlos hablar amigablemente, como si se conocieran de toda la vida.

Ese perfil positivo es el que permite disfrutar por igual de una pizza en la Fontanilla de la familia Gomez, que de un chuletón de buey en el asador, que de un pastel o de un dulce de la tahona de Cantero, un pescaito frito en cualquiera de las terrazas del Paseo Marítimo, una tapa en cualquier calle estrecha del casco antiguo o de un espeto de sardinas “ancá” Pepe, el del Chiringuito Pepe (si seguís su foursquare, descubriréis restaurantes, ventas, bares y demás sitios de buena comida, os lo recomiendo).

Ese es el tipo de personas que te gusta tener cerca (bueno y por que si Dani te hace de comer en su laboratorio, en su oficina del sabor tiene que ser un gustazo). Te cuenta como cocina y lo compara con el Circo del Sol, por que lo presenta como una experiencia de sabores y se desvive en contarte como hace ¡una croqueta!. ¿ Sabéis que es lo que echaría mas de menos de la cocina? La sal, quizá el elemento mas pobre de todas las cocinas, que suele estar en un tarro de cristal de sabe Dios que condimento, conserva o similar. Ese punto de sal que hace grande o hunde cualquier plato. Y te cuenta que la sal es lo mas importante de su cocina, como un jefe que cuida a sus trabajadores.

Hace poco leí un artículo de Jose Alcantara con el sugerente título “Liderazgo mal entendido: jefes lemmings en el tiempo de WOW”. Yo también prefiero un jefe que te dice “buen trabajo” o “felicidades” o “bien hecho, chicos”. Ese tipo de jefes que no se impone por poder, sino por capacidad, por ser un lider nato. Esos jefes que echas de menos cuando lo pierdes por ganar 1000€ mas al año. O ese compañero que hace plantilla, que lo mismo tienes un mal día y con una tontería simple te hace sonreír y cambia el humor. O un empleado que hace su trabajo, si, pero además lo hace de buena gana y siempre positivo (me encanta tener los empleados que tengo en las oficinas de Professional Partners en Marbella) y eso es lo que hay procurar, rodearse de personas positivas, de personas activas, no de vampiros vitales.

Personas vitales quiero a mi lado

Para una mente cuadriculada como la mía, que ha de estar 100% seguro de sus pasos, este tipo de personas dadoras de vida son de lo mejor que me puedo rodear. A lo largo de mis 35 años de vida me he encontrado de lo uno y de lo otro, los vampiros pasan y desaparecen, los dadores se quedan conmigo para siempre, de una u otra forma, siempre se aprende algo, aunque sea de como hacer una croqueta…

Con Dani Garcia
Con Dani Garcia

2 respuestas en “Las personas positivas (por ejemplo: Dani García)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *