Dani Garcia en Puente Romano

Los que me conocéis sabéis que disfruto con la comida, sin dudarlo es uno de mis momentos mas felices. Probar cosas nuevas, platos diferentes, vinos. Lo que se conoce como “Bon vivant”. Si, claro está, he nacido, como todos, para ser rico 😀

El viernes pasado tuve la suerte de disfrutar, una vez mas, a Dani García, esta vez, en su alta cocina. Llevaba tiempo detrás de esta noche y la verdad es que me ha encantado.

Menú “Once upon a time” Dani García 2014

El menú degustación que Dani García ha presentado para este año 2014 en el Hotel Puente Romano de Marbella se llama “Once upon a time” y las continuas referencias a ese cuento eterno de Alicia en el Pais de las Maravillas se hacen latente desde la entrada, donde una gran mesa con esas palabras mágicas te ofrece la bienvenida.

El salón coronado con un precioso techo que imita a un paño de croché y la mesa acompañada de una cerámica que también recuerda a este paño de la época de nuestras abuelas. El salón, con una gran pared verde jalonada de flores blancas a un lado y al otro, la impresionante y calmada cocina.

El salón del restaurante está cubierto por una pieza de croché preciosa.

En la mesa, acompañando los platos, una cerámica con unos jazmines en el Plaza Village, del Hotel Puente Romano

No esperéis una disertación sobre sabores, olores y colores. Eso no se puede relatar. Solo os enseñaré unas fotos.

El salón está cubierto con un bosque, verdes en la pared, preciosas orquídeas, pensamientos y peonias blancas ocultan la entrada al excusado, donde suena un bosque y animales…

A la entrada, una mesa inmensa te recibe con el inicio del cuento. El menú empieza, érase una vez…

Dice un amigo que si algo empieza con un libro, lo siguiente solo puede ser mejor. Erase, una vez, en un lugar muy lejano…

Un cupcake de zanahoria, donde hasta el papel es comestible. Y así empieza el sueño, con un maravilloso guiño a lo que Alicia comía para entrar en el cuento.

Un rescatado cupcake del año 2013 del Calima, fresco, no frio. Ya dijimos que su papel se come (si, se come, por que es un papel de obulato impregnado de manteca de cacao) ¿Que es? un sifón de licuado de zanahoria rallada con un picante tabasco, la fuerza del pepinillo y la alcaparra con una brandada de bacalao)

Dicen que no hay niño al que no le guste afilar un lápiz ¿verdad? Pues estas virutas de nata infusionada con anguila ahumada sobre el siempre fantástico yogur de foie y pequeños trocitos naranja.

Dicen que el clásico tomate brillante sobre esos aliños helados, en este caso de granizado de tomate con ceviche, con un sabor muy potente, sin perder un ápice de su frescura.

Tuvimos la suerte de ser regalados con este espectacular tartar de atún toro braseado su parte superior. No me preguntéismas cosas, es algo que no debeis perderos.

La gelatina del puchero con crema agria con un penacho de caviar de Riofrio (Granada). Y si, es una lupa, y si, es una preciosa cucharita de nata.

En un precioso bol-erizo, que nos recuerda a ese maravillosa recipiente de Zaranda

El suave lichi sobre el caramelizado caremelo de pimiento y un ajoblanco cuajado con tres texturas de impresionante sabor.

¿Un guiño al campero? No esperes un montadito a pesar de lo que ves, las dos mitades es bearnesa helada y dentro, un hígado de rape desmigado que casi no te das cuenta.

¿Que te parece la cubertería y la vajilla? Pues imagínate lo de dentro: gazpachuelo de kimchi, dulcipicante, con un rico erizo. ¿Que sabor le ponemos? Ninguno: dulce, ácido, salado, picante, lo tiene todo.

Una ortiguilla solo se puede comer frita (al menos para mi :D) con una peineta/boina. Si lees esto antes de ir, ni lo dudes: mezcla las tres partes del plato: la emulsión de sésamo negro que está en primer plano, con el dentelle, que tiene unas gotas ácidas cubiertas de esas pequeñas hojitas de (no lo se).
Corta un trozo, rebaña la emulsión y no tardes en comértela, que es una ortiguilla frita 😀

Bajo plato blanco, bol de cerámica blanca, crema blanca de chipirones con trozos de blandito ¿choco? cubierto con un precioso croché de tinta de choco, para unificar las piezas de la sala. Todo un guiño.

Baja cocción en gambas, desmenuzado de marisco, carabinero, ostras y king crab) y un sabor clásico… (y que rescata de la carta del 2012, si no recuerdo mal)

Fuerte sabor a atún y salsa riquisamente picante entremezclada con esas huevas de atún desgranada (si hubiera tenido pan, rebañaba)

Lo que “cubre” el tartar es una patata suflé, con sabor a patata frita de feria y totalmente hueca, El tartar y esa salsa… mmmm…

Una caja que se abre y deja ver los gusanos de seda…

Un algodón de azúcar (si, es un algodón de azúcar), relleno de merengue de frambuesa y queso fresco. Precioso

Espero no desvelar ninguna sorpresa, espuma de galleta con una cama de mango,,, 😉

Una tarta de chocolate con un regado de malteado de whisky con un aire de café…

 

DANI GARCÍA Restaurante

  • Hotel Puente Romano
    Bulevar del Príncipe Alfonso von Hohenhole s/n
  • 952 76 42 52
  • Cerrado domingo y lunes. En julio y agosto, solo domingos. Cerrado enero todo el mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *